HOY TENGO GANAS DE TI

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

FERNADO
GONZÁLEZ MOLINA

Fernando González Molina (Pamplona, 1975) estudió Comunicación Audiovisual en la Universidad de Navarra y Dirección en la Escuela de cine de Madrid (ECAM). Su primer largometraje, "Fuga de cerebros", producido por Antena 3 Films y Cangrejo films, se alzó con el premio del Público en el Festival de Cine Español de Málaga.

La película, interpretada por Mario Casas y Amaia Salamanca, alcanzó una taquilla muy cercana a los 7 millones de euros.

"3 metros sobre el cielo", su segundo trabajo cinematográfico, también logró una gran aceptación comercial, con más de un millón y medio de espectadores en España, convirtiéndose en la película española más taquillera de 2010.

En el ámbito televisivo ha trabajado en proyectos de Globomedia como "Ciudad Sur", "Investigación Policial", la última etapa de "Un Paso adelante" o "Los hombres de Paco", serie de la que fue director durante seis temporadas. Es también director y coproductor ejecutivo de la serie "El Barco" en Antena 3 de la misma productora y ha firmado también como coproductor la segunda parte de su película "Fuga de Cerebros".

"Tengo ganas de ti", a punto de estrenarse, es su último proyecto cinematográfico.

Cuando Francisco Ramos, productor de TENGO GANAS DE TI, me ofreció hace años la posibilidad de adaptar las dos novelas de Moccia que recorren la historia de Hache (Step en la novela), siempre tuve claro que era la segunda parte de la historia la que más me interesaba.

Mientras que ‘3 metros sobre el cielo’ es una historia sobre el brillo de la adolescencia, sobre la magia del primer amor y sobre la pérdida de la inocencia; TENGO GANAS DE TI hace un retrato sobre las dificultades de convertirse en adulto, sobre lo complicado de volverse a enamorar cuando te han destrozado el corazón. Y retrata esa época, un instante antes de la madurez, en la que se toman las decisiones que marcarán el resto de tu vida.

Y eso es lo que me parecía fascinante. Recoger a los mismos personajes de la primera película años después, acompañarlos en un regreso a los mismos lugares transitados entonces, descubrir cómo los acontecimientos, los dramas y las pérdidas de la primera película habían afectado a sus vidas.

Porque TENGO GANAS DE TI es también eso, una película de ausencias. Sobre lo difícil que es cubrir el hueco de los que se han ido. Como me gusta repetir a veces, es un retrato de los restos del naufragio. Una historia de amor desde el desamor.

Sin embargo, no es en absoluto una historia triste, creo que al revés. Es un relato esperanzado sobre personas que tratan de superar los errores cometidos, tomar el rumbo de sus vidas evitando ser arrastrados por la marea emocional; que deciden qué quieren ser, con quién quieren estar y qué lugar quieren ocupar en el mundo. Y ante los mismos interrogantes planteados en la primera película actúan de manera distinta, guiados por el aprendizaje de los errores cometidos.

Y en este viaje de regreso de Hache a la ciudad en la que vivió su gran historia de amor, irrumpe Gin, el personaje interpretado por Clara Lago, que supondrá la posibilidad de un nuevo futuro. Gin es, como él, una superviviente, y como él también, trata de sobreponerse a una sucesión de pérdidas y ausencias. En ese universo invadido por los recuerdos, el personaje que interpreta Clara permite a Hache soñar con una nueva oportunidad, dotando a la película de luz, vida y energía. Aunque, como sabemos, a veces los fantasmas del pasado son demasiado poderosos y ejercen una influencia de la que es difícil escapar. En este difícil equilibrio entre la lucha por seguir hacia delante y las sombras del amor que fue, se desarrolla TENGO GANAS DE TI.

Espero, de corazón, que la película provoque en vosotros al verla lo que supuso para mí, los actores y el equipo rodarla. Un viaje emocional teñido de melancolía, pero también de esperanza. Porque el cine es magia y te permite revivir momentos y personas que desgraciadamente hace tiempo que desaparecieron de tu vida. A ellos, y a los que sufren su ausencia, va dedicada esta película.